Participación observatorio Collowara Seminario OPCC

/ Viernes, 03 Enero 2014 /

Chile es la capital de la astronomía mundial. El norte de nuestro país tiene condiciones excepcionales para esta disciplina científica; dispone de uno de los desiertos más secos del mundo, una atmósfera limpia, noches despejadas, baja densidad de población y poca contaminación radiotelefónica proveniente de las ciudades, lo que lo transforma en el lugar perfecto para la instalación de grandes complejos astronómicos. Mantener limitados los niveles de contaminación lumínica es un desafío relevante. Hace unos años el primer “Atlas mundial de luminosidad nocturna artificial” concluía que la mitad de los europeos y dos tercios de los norteamericanos ya no pueden contemplar la Vía Láctea por las altas tasas de contaminación lumínica. Esto no sólo afecta la observación astronómica: implica un derroche de energía y perjudica la salud de las personas y los ecosistemas. fuente

  • Tweets

Please add WIDGET ID!! (Reconfigure the HG Live Social Module's settings.)